• junio

    6

    2017
  • 2478
  • 0
El Ho’oponopono como vía de perdón

El Ho’oponopono como vía de perdón

Un ser humano que no sea capaz de perdonar está condenado a vivir en la infelicidad toda su vida. Perdonar no es olvidar o reconciliarse con quien te causó dolor, ni condicionar el perdón hasta que el otro muestre arrepentimiento y pida disculpas.

Un ser humano que no perdone no será plenamente feliz (fotografía:Designed by v.ivash / Freepik)

Víctor Frankle, famoso escritor y psiquiatra austríaco que vivió la experiencia de los campos de concentración, decía que al ser humano se le puede arrebatar todo, excepto la elección de la actitud personal que puede tomar frente a los acontecimientos de su vida, para construir un nuevo camino.

Perdonar es una decisión personal que te impulsa a soltar la rabia, el rencor y los deseos de venganza que se puedan tener almacenados, porque también comprendes que la persona o suceso a perdonar, cegado por el odio, el miedo o las más tóxicas de las emociones, verdaderamente ni siquiera podía ser consciente del alcance de sus actos, por lo tanto, lo acontecido fue un reflejo del estado de conciencia en que ambos se encontraban en un determinado instante y que generó dolor.

Todos somos uno

Todos somos uno (Fotografía: Designed by Peoplecreations / Freepik)

La ciencia ha demostrado que todos estamos vinculados (como lo demuestra el entrelazamiento cuántico), cada partícula de este universo está unida a la más diminuta mota de polvo que se encuentra en el otro extremo del universo. De este modo, no es atrevido afirmar que todos somos uno o, expresado también de otra manera, que “el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York” (efecto mariposa).

La perfecta sincronicidad con que se mueve el universo y que va entrelazando los sucesos del diario vivir de todos los seres del planeta, nos alerta de que en realidad nada ocurre por el azar y de que la casualidad simplemente no existe.

Este concepto, transversal en terapias como la biodescodificación o el Ho’oponopono, apunta en la dirección de perdonar y perdonarse (un concepto también acuñado por los sacerdotes Paq’o de la nación Q’ero en Perú desde hace cientos de años), ya que “eso” que está en el “otro”, esa información que provino del “otro”, eso que el “otro” me produjo, también está en mí, ya que en realidad todos somos uno -como la ciencia lo viene demostrando desde hace décadas- y si esta en mí, lo puedo sanar con mayor facilidad como veremos a continuación.

Hemos construido entre todos una sociedad contemporánea basada en el individualismo donde creemos que no importa lo que hagamos al “otro”

El Ho’oponopono como vía de perdón

En el siguiente enlace puedes encontrar un artículo más amplio en donde se explica qué es el Ho’oponopono y también un video, de la doctora Mª Carmen Martínez, por si quieres profundizar más: Ho’oponopono: El poder sanador del perdón. Aquí y ahora, en cambio, el Ho’oponopono se aborda más específicamente como herramienta de perdón.

En la actualidad, hemos construido entre todos una sociedad contemporánea basada en el individualismo, como forma de desarrollo y de alcanzar nuestras metas, por lo tanto, no es de extrañarnos el estado actual de las cosas, ya que creemos que “no importa” lo que hagamos al otro, sea lo que sea este “otro”: la naturaleza en su conjunto, una persona, un vecino, un edificio, un semáforo, un animal, una planta, un insecto, etc., ya que hemos internalizado en nuestro inconsciente -y creído firmemente- en nuestra separación y en el hecho de no compartir ninguna conexión o vinculación con nada ni con nadie, un concepto completamente falso, como se ha indicado anteriormente.

Somos parte de la Unidad, una expresión individual de la totalidad (Fotografía: Designed by KumarPrem / Freepik)

Los sabios sacerdotes Kahuna de Hawaii, tenían claro el concepto de “Unidad” y de vinculación entre todos, de información compartida a través de nuestro inconsciente colectivo

El concepto de “Unidad”, de no separación, de no dualidad, o de ese algo que nos une a todos y que lo abarca todo es bastante antiguo en la humanidad en realidad, recogido por ejemplo en la tradición del Congo Belga bajo el nombre de “Kalunga”(la Unidad), desde hace unos 10 mil años, o también de forma escrita bajo el nombre de “Tao”, descrito por Lao Tsé hace más de 2 mil 500 años, o de una manera tan sencilla y bella como la palabra y el concepto “Ubuntu”, proveniente del sur de África “soy quién soy, porque somos todos nosotros” o también “¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?”.

Los sabios sacerdotes Kahuna de Hawaii, también tenían claro este concepto de unidad y de vinculación entre todos, de información compartida a través de nuestro inconsciente, lo que posteriormente el prestigioso psiquiatra suizo Carl Gustav Jung denominaría “inconsciente colectivo” y que los sacerdotes Kahuna abordaron desde hace más de 3 mil años bajo el concepto de “niño interior” aludiendo al inconsciente y supra-consciente.

Ho’oponopono: 100% responsables

Hacerse 100 % responsable implica aceptar toda la responsabilidad por lo que sucede y sucedió en nuestra vida, es hacerse 100% responsable de la información que está en uno. De este modo, cualquier persona que aparece o apareció delante de mí o detrás de mí, comparte datos conmigo, motivo por el cual se manifestó en mi existencia (de la manera que haya sido), entonces, desde el punto de vista del perdón, limpio esos datos en mí, quedando limpio yo y la otra persona, ya que en definitiva, todos somos uno.

Todo lo que nos ocurre es la vía o el medio que tiene el universo para mostrarnos -a través del espejo que son nuestros hermanos- aquella información “repulsiva” en nosotros

¿Qué está ocurriendo en mí para que suceda esta experiencia frente a mis ojos o en mi vida (Fotografía: Designed by jcomp / Freepik)

El Dr. Len incluso afirma: “Si aparece una ‘información repulsiva’, es que está en mí. Entonces me pregunto: ¿Qué está ocurriendo en mí para que suceda esta experiencia frente a mis ojos o en mi vida? ¿Qué hay en mí para que yo vea a otra persona como una ‘imbécil’?… No vemos el origen de los problemas en nosotros mismos y, entonces, los repetimos una y otra y otra vez sin cesar. Al universo no le interesa que ayudes ni que salves a nadie, al universo le interesa que seas 100% responsable”. Igualmente, como diría Alejandro Jodorowsky “lo que criticas en los otros está en ti. Lo que no esta en ti, no lo ves”.

Entonces, nada ocurre por el azar o por la casualidad y todo lo que nos haya pasado, o lo que nos pasa, es la vía o el medio que tiene el universo para mostrarnos -a través del espejo que son nuestros hermanos- aquella información “repulsiva” presente en nosotros, pero que seriamos incapaces de ver sin la acción del “otro”, sea cual haya sido el accionar del “otro”.

Cuando hemos resulto nuestros conflictos con la madre, todo fluye en nuestras vidas (Fotografía: Designed by Pressfoto / Freepik)

Tal como apunta la Terapia Familiar Sistémica (o simplemente “sistémica” o “constelaciones familiares” desarrollada por Bert Hellinger), cualquier problema que tengamos o que hayamos tenido, suele provenir desde alguno de nuestros ancestros o de nuestra relación con nuestro padre o madre, aunque sobre todo con la madre, existiendo también otras disciplinas que reconocen la importancia y la influencia del árbol genealógico en nuestro inconsciente y en aquello que nos ocurre en la vida cotidiana, para “bien” o para “mal”, como la biodescodificación, la bioneuroemoción, además de las constelaciones familiares.

La técnica del Ho’oponopono en sí

En el Ho’oponopono, la parte consciente es llamada “madre” y a la parte inconsciente (o supra-consciente) se denomina “niño”, y es a este niño al cual se recurre para limpiar todos los datos que han originado cierta situación indeseable o dolorosa en la actualidad o en el pasado, ya que es en este “niño” donde se acumulan todos los datos desde nuestra creación hasta la fecha.

El Dr. Len insiste en que no es posible saber cuál es la información que se encuentra de manera inconsciente generando una determinada situación, ya que la parte consciente (la “madre”) maneja solamente 15 bits de información, cuando en un momento dado hay 15 millones de bits sucediendo, por lo que nuestra mente consciente, en realidad, no tiene pistas de lo que realmente está sucediendo, por lo que no es valido decir “ah, si, yo sé lo que necesito limpiar” o incluso saber qué es en realidad lo que se está limpiando. “No, mejor tu di, te amo, gracias, y limpia, limpia” (Hooponopono por el Dr Hew Len y Joe Vitale).

A continuación los pasos para hacer Ho’oponopono, tanto para autosanación como cuando nos enfrentamos a nuestros pensamientos erróneos, reflejados en el “exterior”, en aquello que nos sucede o sucedió en nuestro entorno y con nuestro hermano.

  • Conectarse con el niño interior y decirle lo siguiente: “Por favor niño, pídele a la fuente que fluya a través de nosotros para sanar la causa de esta …enfermedad, dolor, falta de dinero, deudas, soledad, etc, etc, etc…lo que sea”.

  • “…enfermedad, dolor, falta de dinero, deudas, soledad, etc, etc, etc…lo que sea. LO SIENTO, PERDÓN (te perdono – me perdono), TE AMO, GRACIAS”.

Cualquier persona o situación “repulsiva, dolorosa, que me desagrada o molesta, por lo cual me irrito, me da rabia, enfurezco o enfermo, etc.”, aparece en mi vida única y exclusivamente porque es información que está en mí y quiere ser cambiada, transmutada, entonces la limpio de la siguiente manera.

  • “…persona o situación repulsiva, dolorosa, que me desagrada o molesta, por lo cual me irrito, me da rabia o enfurezco…etc, etc, etc…TE PIDO PERDÓN Y ME PERDONO, por mis pensamientos erróneos que hacen que yo te vea como cualquier otra cosa que no es un ser perfecto de luz amorosa”.

  • LO SIENTO, PERDÓNAME, TE AMO, GRACIAS.

  • Estas cuatro palabras se dicen mentalmente o en voz alta de forma repetitiva como un mantra, la mayor cantidad de tiempo posible: 15 minutos, 1 hora, etc. Mientras más tiempo y más días, mejor.

Para concluir, se realiza la respiración que en Hawaii se denominó “Ha”(ha: inspiración – aliento o inspiración divina; wa: agua; ii: divinidad): Contar hasta 7 mientras se inspira, contar hasta 7 mientras se retiene el aire, contar hasta 7 cuando se expira y contar hasta 7 antes de volver a inspirar. Repetir 9 veces, y unir el dedo índice y pulgar durante la respiración, poniendo las manos sobre las rodillas o sobre las piernas.

Robert YASUDA, PhD. Autor del libro “La Maravillosa Experiencia de Ser“.

DEJA TU COMENTARIO

Tu comentario será publicado dentro de 24 horas

Cancel reply

COST CALCULATOR

Use our form to estimate the initial cost of renovation or installation.

REQUEST A QUOTE
Latest Posts
Most Viewed
Text Widget

Here is a text widget settings ipsum lore tora dolor sit amet velum. Maecenas est velum, gravida Vehicula Dolor

© Copyright 2018 Robert Yasuda Coaching. Sitio web desarrollado por COMUNICA IMAGEN, La Serena, Chile.

Pasarela de pago seguro Amazon. Usted compra y descarga su pedido de inmediato. Descartar

0

Tu carrito